En la montaña … ¿Eres de bocadillo o prefieres un buen plato de pasta?

Inicio/En la montaña … ¿Eres de bocadillo o prefieres un buen plato de pasta?

En la montaña … ¿Eres de bocadillo o prefieres un buen plato de pasta?

Laia Pérez 14 Feb 2014
Apasionada de la Salud y la Aventura en Decathlon San Sebastián de los Reyes

Las largas caminatas de un día, o las travesías de más de un día con noche en refugios de montaña, son actividades con mucho desgaste físico. Para evitar sentirse demasiado fatigado y poder llegar en buenas condiciones al final de la ruta, es necesaria una hidratación adecuada y una buena dosis de energía.

Aunque sí que es cierto que en los refugios muchas veces no hay demasiado entre lo que escoger, podéis intentar seguir los mismos consejos que explicamos hace unos días para las rutas en bici. Evitar las comidas demasiado copiosas, los fritos, las legumbres y las legumbres son algunos ejemplos. 

Si preferís llevaros la comida de casa a la montaña, existen varias opciones. Escoger una u otra ya dependerá de lo que le resulte más práctico y agradable a cada uno. A algunos les es más cómodo llevar un bocadillo y otros prefieren una fiambrera con una base de pasta. En cambio, los más aventureros optan por prepararse comidas sencillas o comidas deshidratadas con el hornillo. Aquí os dejamos algunos consejos y características para cada tipo de comida:

1.Los bocadillos: el pan como la principal fuente de energía. 

Muchos excursionistas, en especial los que realizan excursiones más cortas, consumen bocadillos en las comidas principales. La ventaja del bocadillo es que es muy fácil de preparar y transportar. No requiere de ningún recipiente específico y solamente se necesita un papel de aluminio o un film de plástico para envolverlo. Una vez terminado, lo único que hay que hacer es guardar el trozo de envoltorio en la mochila. Ésto permite  disponer de más espacio en la mochila.

Gracias al pan, conseguimos energía procedente de los carbohidratos. En el interior del bocadillo, lo recomendable es incluir fuentes de proteínas como el jamón, el queso tierno o fresco o el atún al natural. Es mejor evitar embutidos con mucha grasa y con sabores fuertes como por ejemplo el chorizo.

2. Fiambreras: comidas más variadas y llenas de colores y nutrientes.

También podéis prepara comidas en casa y luego transportarlas en una fiambrera hasta la montaña. Es recomendable utilizar recipientes elaborados con materiales que pesen poco y que no se rompan, por eso lo mejor en estos casos suele ser o el plástico o el aluminio. En la montaña, es importante minimizar al máximo los residuos. En primer lugar, por no llevar peso innecesario, y en segundo lugar porque una vez te comes el atún de la lata, luego hay que llevarla encima con todo lo que esto comporta (olores, manchas de aceite…). Es mucho mejor llevar un recipiente un poquito más grande con la comida preparada y donde luego podáis echar cualquier otro desperdicio.

Debéis pensar que, si habéis decidido no llevar con vosotros un hornillo, deberéis escoger comidas que sepáis que os van a gustar en frío y que aguanten bien las altas temperaturas. En verano, lo mismo, escoged preparaciones que no se vayan a quedar tiesas con el calor.

La base del plato debe ser una fuente de carbohidratos complejos. En estos casos lo mejor es la pasta, el arroz, la patata o la sémola de trigo, mejor evitar las legumbres. Luego le podéis añadir la fuente de proteínas que os resulte agradable para tomar en frío. El huevo es una buena alternativa, aunque solamente un huevo es probable que sea poco. Así, lo mejor es que mezcléis el huevo duro con otras fuentes de proteína como el queso fresco, el jamón cocido, el pavo, el atún al natural o la pechuga de pollo troceadita. En cuanto a las salsas, igual que comentamos hace dos semanas, es importante no escoger las que sepamos que luego pueden “repetir” o que se puedan estropear. Muchas veces lo mejor es aliñar los platos con aceite de oliva. Os dejo algunos ejemplos:

– Pasta con tortilla, jamón cocido y olivas negras.

 – Arroz con atún al natural, uvas pasas y piñones.

– Patata cocida con huevo duro y olivas verdes.

– Sémola de trigo con tiras de pechuga de pollo y tiras de pimiento cocido.

comida-montaña

 3. Comida deshidratada: plato caliente en 5 minutos.

Las comidas deshidratadas para deportistas suelen ser una mezcla de alimentos ricos en carbohidratos y proteínas con alguna salsa o diferentes aderezos. Pueden ir bien, sobre todo cuando se realizan salidas largas a pie o en bici, o incluso para llevarlas a alta mar en rutas largas.

El deshidratado es una técnica que permite conservar los alimentos durante mucho tiempo y que la comida pese mucho menos. Esto es posible gracias a que se elimina prácticamente todo el agua de los alimentos.  También se suelen utilizar los precocidos, que sería un intermedio entre un crudo y un cocido total. En este caso, los alimentos se cuecen un poco hasta que agarran parte de agua y posteriormente, cuando se desea consumirlo, se añade la que le falta para terminar de cocer.

Las comidas para backpackers (así es como se llama en inglés a los mochileros), que podéis encontrar en las tiendas pesan unos 120 g y se rehidratan con un vasito de agua (225ml). Se preparan con agua caliente en aproximadamente 5 minutos y son muy fáciles de abrir y de guardar. Una ración de pollo y arroz al curry por ejemplo aporta 430 Kcal, 77 g de carbohidratos, 25 g de proteínas y 2,4 g de grasa. Una vez abierto y preparado, se debe consumir durante el día, pero si no se abre ni se rehidrata puede guardarse durante un año o más.

Y vosotros… ¿Con qué os quedáis? ¿ Sois bocadilleros o os gusta más un buen plato de pasta?

 

Por | 2018-03-27T13:33:36+00:00 febrero 14, 2014|Consejos, Nutrición deportiva, Senderismo|3 Comentarios

Acerca del autor:

Apasionada de la Salud y la Aventura en Decathlon San Sebastián de los Reyes

3 Comentarios

  1. PEDRO febrero 25, 2014 en 9:50 am - Responder

    ME HA PARECIDO MUY INTERESANTE.SUELO SALIR AL MONTE Y SOY MAS DE BOCADILLO,AUQUE LOS DESHIDRATEDOS ME HA GUSTADO.GRACIAS.

    • Laia Pérez febrero 25, 2014 en 12:14 pm - Responder

      Hola Pedro. ¡Nos alegramos de que te haya parecido interesante la entrada :D! ¡Hay que animarse a ir probando cosas nuevas! Un saludo 😉

  2. Geisiene Fernanda mayo 30, 2015 en 11:58 am - Responder

    Buen post,
    yo suelo llevar siempre bocadillo de atún y tomate.
    tambien me gusta con pechuga de pollo o jamón.

Deje su comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de elaborar estadísticas y analizar el uso de la página. Marque la casilla si consiente la instalación de cookies con las finalidades expresadas. Puede cambiar su configuración u obtener más información en nuestra Política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar